A Del Río Virgen, un usted disculpe

 

Por Ángel Álvaro Peña

Para no ser juzgado por un crimen que no se cometió se requiere influencias, apoyo mediático y paciencia. De otra manera, la cárcel puede convertirse en la casa que los inocentes habitan de por vida si no se cuenta con un amigo poderosos que cuestionen la decisión de jueces corruptos.

Hay 1,053 personas encarceladas por un delito derogado por la Suprema Corte de Justicia, ultrajes contra la autoridad, también conocida como Ley Franco, cuyos procesos están estancados en la burocracia judicial de Veracruz y mantienen encarcelados a sus víctimas.

El pasado jueves 16, un tribunal federal confirmó el amparo otorgado al secretario Técnico de la Presidencia de la Junta de Coordinación Política del Senado, José Manuel del Río Virgen, para que se le dicte auto de no vinculación a proceso y se ordene su libertad inmediata en el proceso penal por el homicidio de Remigio Tovar, candidato a alcalde de Cazones, Veracruz, por el partido Movimiento Ciudadano. También acusado de violentar el orden a través del delito de ultrajes a la autoridad que utilizan las fuerzas políticas oscuras del estado.

 

 

Para su liberación fue necesaria la presión del líder del Senado, Ricardo Monreal, quien tuvo que viajar a Veracruz, para denunciar, desde el primer día de su reclusión, hasta el jueves 16 que se dio a conocer la aprobación del amparo que otorga la libertad a José Manuel del Río Virgen.

A pesar de que el amparo se otorga para que José Manuel del Río recupere su libertad, el político de Movimiento Ciudadano no podrá abandonar la cárcel hasta tres días después de este fallo por documentación y alegatos legales correspondientes, debe elaborar el engrose de la sentencia y posteriormente notificar su resolución al juez de amparo, mismo que su vez debe notificar al Juez de Control, Francisco Reyes Contreras, y se ordene la libertad inmediata de José Manuel del Río Virgen.

Al conocerse la noticia el líder de la bancada de Morena en el Senado, Ricardo Monreal, viajó a Veracruz para ver el proceso de liberación de cerca. Ahí afirmó que desde un principio se trató de una persecución política, y responsabiliza de esta situación a los jueces, entre ellos, Francisco Reyes Contreras y a la fiscal, Verónica Hernández Giadáns.

Del Río Virgen fue detenido el 22 de diciembre en los límites de Veracruz y Oaxaca. Es decir, suponiendo que salga el próximo lunes 20 de junio, habrá pasado prácticamente medio año en prisión injustamente.

 

 

Ricardo Monreal comenta que tanto los jueces como la fiscal, cuestionados continuamente por sus abusos en la entidad, deben ser denunciados para que recompensen el daño moral y haberle robado medio año de vida al secretario técnico del senado, además de haber violado todos sus derechos humanos.

Ricardo Monreal aseguró seguir atento a lo que sucede en Veracruz porque sabe que continuamente se violan los derechos humanos de los ciudadanos. Reconoció que en ese estado hay muy buenos abogados y excelentes periodistas por lo que seguirá defendiendo a sus habitantes.

En entrevista radiofónica el senador comentó que rechaza las injusticias en Veracruz desde que fueron encarcelados tres jóvenes por el delito de ultrajes a la autoridad, motivo por el cual también se encuentran recluidos injustamente el perredista y candidato a una diputación federal en el momento de su aprehensión, Rogelio Franco Castán, desde hace más de un año, por así convenir a los intereses de un grupo de poderosos de la entidad que no lo querían en la curul de la Cámara de Diputados. Fue el primero en ser víctima del resurgimiento de la ley de ultrajes a la autoridad que ya había sido derogada y horas antes de ser detenido, el Congreso local le volvió a dar vida para justificar su detención, de ahí que a la ley se le denominara “Ley Franco”. Quien debió ser diputado federal ahora se encuentra recluido en el Penal de Amatlán, en Veracruz.

José Manuel, Óscar y María del Río, hijos de José Manuel del Río Virgen, expusieron las anomalías de las que fue víctima su padre, el cual fue vinculado a proceso el 28 de diciembre, tras más de 20 horas de audiencia, por lo que la familia denunció ante la Comisión Nacional de los Derechos Humanos para que se pronuncie por la violación a los derechos humanos en el penal de Pacho Viejo, en Coatepec.

José Manuel del Río Virgen es víctima de una evidente injusticia. Reiteramos que no existe ningún hecho, prueba ni testimonio de persona alguna que lo vincule de ninguna forma con lo que se le acusa. Se trata de imputaciones basadas en meras conjeturas que exhiben una intención perversa y ajena al Estado de derecho», se añadió en el comunicado de la familia, y añadieron: «Lo desaseado de todo el proceso sólo demuestra que la acusación obedece a una venganza política y que, por tanto, su detención y ahora vinculación a proceso son acciones arbitrarias que carecen de motivación y fundamentación».

Los abusos cometidos desde hace varios años en materia judicial, prácticamente desde que llegó la actual fiscal ponen en entredicho la integridad de los derechos humanos de los veracruzanos.

El desaseo político implica la violación a los derechos más elementales de los seres humanos y mientras siga habiendo este tipo de “errores” judiciales no podrá haber ni justicia, ni paz social ni democracia. Porque lo que sucede con del Río Virgen seguramente sucederá con Rogelio Castán y seguirán otros muchos que, siendo inocentes, fueron elegidos para destrozar sus vidas y las de sus familias, para lo cual no hay castigo que sea suficiente luego de mostrar tanta saña y una insensibilidad que no es de humanos.

Seis meses, un año, aunque sea un día encerrado por un delito no cometido se convierte en un atentado contra la dignidad humana que no debe ocurrir a estas alturas de la civilización. Para este tipo de delitos, cometidos desde el escritorio de una fiscalía o desde un juzgado, no hay castigo, porque si las víctimas ganan la demanda los culpables no sólo siguen en sus puestos sino que quedan libres como si no hubieran cometido una agravio grave.

 

PEGA Y CORRE

La Sala Especializada del Tribunal Electoral del Poder Judicial de la Federación resolvió que el dirigente del PAN, Marko Cortés, hizo una promoción negativa de la consulta de revocación de mandato, y se le impuso una multa de 24 mil pesos, por su intensa y excesivo interés por sabotearla…

 

Esta columna se publica los lunes, miércoles y viernes

 

**Las columnas firmadas en este medio son responsabilidad de quienes las firman**