Adán y los radiodifusores

 

Por Luis Ramírez Baqueiro

 

 

“Libertad es el derecho que tiene toda persona a ser honrada, y a pensar y a hablar sin hipocresía”

– José Martí – 

 

Una de las industrias mexicanas que han aportado muchos beneficios a la sociedad a lo largo de sus más de 102 años de existencia en nuestro país es sin duda la radio.

Gracias al aprovechamiento del espectro radioeléctrico millones de mexicanos han podido mantenerse informados, entretenidos, educados, y siempre brindando apoyo a la comunidad evidenciando su función social.

Diversos especialistas de la radio señalan que “entre sus fortalezas se puede mencionar la penetración, alcance, dinamismo e inmediatez. Sus virtudes siguen ahí” y muy a pesar de los que señalan que la era digital la pondrá en jaque, la realidad es que la radio persistirá.

En años recientes la industria de la radio ha sido víctima de múltiples disposiciones reglamentarias que han convertido su operatividad en un asunto extremadamente regulado, más que cualquier otra industria nacional.

Por normatividad, la operación de la industria está regulada por la Secretaría de Gobernación (Segob) esa que encabeza el tabasqueño Adán Augusto López Hernández y diversos organismos autónomos como lo es el Instituto Federal de Telecomunicaciones (IFT).

Es en la Segob, donde se encuentra la Dirección de Normatividad de Medios, quien regula los contenidos a pesar del rol que desempeña el IFT, el vínculo y relación entre radiodifusores y la Secretaría de Gobernación se mantiene estrechamente al grado de que esta dependencia federal tiene facultades para regular cualquier cambio en la estructura accionaria de las concesiones. Es decir, nada que suceda en la radio, es del desconocimiento de la dependencia que encabeza Adán Augusto López.

Es así, como el anunció de un posible encuentro entre radiodifusores en Veracruz, para ser específicos en su próxima visita a Acayucan tiene razón y sentido de ser, y no como lastimosamente se habría desvirtuado por parte de un segmento del Gobierno Estatal, que ve en el encuentro una presunta amenaza a sus planes sucesorios en la entidad.

Para quienes pertenecen a la industria de la radio, es lamentable que se pretenda contaminar por una circunstancia política local dicho encuentro, intentando desvirtuar para hacer ver y creer a la población presuntos acuerdos que no serán tratados en la referida reunión.

El hecho de que el hoy secretario de Gobernación Federal sea un candidato a la presidencia, no lo exime de las responsabilidades que a su cartera gubernamental atañe, por ello, es evidente que los radiodifusores mantendrán dicho encuentro para hablar de los temas que a la industria corresponden, muy alejados de la politiquería que se pretende difundir por parte de algunos funcionarios.

Mismos que evidencian un rencor añejo a la industria, a la que ven como enemigos del proyecto de la 4T cuando simplemente cumplen con un derecho que avala la propia Constitución Política de los Estados Unidos Mexicanos como lo es el de informar con base en la libertad de prensa.

Si algo ha hecho daño al actual régimen político en este estado y en el país, tiene que ver precisamente con ese desprecio a todo aquel que no se somete y postra cual lacayo del señor feudal.

Grave error para quienes gobiernan en una nación donde los principios de libertad y democracia son rectores de la sociedad.

 

Al tiempo

 


 

Correo: astrolabiopoliticomx@gmail.com

Twitter: @LuisBaqueiro_mx