Accidentes o sabotajes, el Metro a la política

 

<< Mitos y realidades de un transporte que es campo de batalla electoral, donde hay muertos y heridos >>

 

Por Ángel Álvaro Peña

El Metro de la Ciudad de México inició sus operaciones el 4 de septiembre de 1969, y ahora cuenta con una extensión de 226 kilómetros distribuidos en la Ciudad de México y parte del oriente del Estado de México.

El primer accidente ocurrió a seis años de su inauguración, el 20 de octubre de 1975, murieron 35 personas, el regente de la ciudad era el priista Octavio Sentíes. Carlos Fernández, conductor del convoy, fue sentenciado a 12 años de prisión debido a que se le dio la instrucción de frenar, y no lo hizo.

El 4 de mayo de 2015, el tren 05 se impactó con el convoy 04 en la estación Oceanía, de la Línea 5 del Metro. El incidente dejó un saldo de 12 lesionados. El jefe de gobierno era Miguel Ángel Mancera, perredista.

Los siguientes han sido en la administración de la actual jefa de gobierno, Claudia Sheinbaum, de Morena. Dos trenes del Metro chocaron el 10 de marzo de 2020 en la estación Tacubaya, de la Línea 1. El saldo del accidente fue de un muerto y 41 personas lesionadas.

 

 

En 2021 se desplomó la estructura de la interestación Olivos de la Línea 12 desplomándose un convoy del Metro, en un accidente que dejó 23 muertos, entre ellos menores de edad, y 65 personas heridas.

De ahí en adelante han surgido extraños accidentes como el ocurrido, hace unos días, en la Línea 3, con un saldo de una persona muerta y aproximadamente 57 lesionados. Es decir, en 54 años ha habido tres accidentes con consecuencias fatales. Es el promedio de accidentes en los metros en el mundo.

En la Ciudad de México este transporte es utilizado por más de 4 millones 600 mil personas diariamente. Es uno de los más grandes del mundo, su longitud total es de 226.49 kilómetros con 195 estaciones.

 

 

LA CONTROVERSIA

Ahora se ha convertido en el centro de la controversia ante una serie de incidentes que accidentalmente o provocados todos los mexicanos le otorgan significados políticos, cuyos culpables los ubican por todos lados, desde el interior de Morena para descalificarla de la contienda electoral para la Presidencia de la República a la jefa de Gobierno Claudia Sheinbaum hasta la oposición que, dicen las especulaciones, quieren sacarla de la jugada electoral.

Alrededor del Metro se han tejido historias, que tienen que ver personajes de la más diversa índole, como es el caso de la actriz María Félix, quien en más de una ocasión consideró a este transporte como idea propia. Por si fuera poco, la estrella de cine sonorense, considera al Metro como un regalo de su entonces esposo, Alex Berger, un banquero francés, quien iniciara las negociaciones de un crédito del gobierno de su país con la regencia de la ciudad de México, ocupada por Alfonso Corona del Rosal.

 

 

En ese entonces había un trato implícito entre el gobierno mexicano y de Estados Unidos, para acudir en su apoyo cada vez que la infraestructura del país necesitara de créditos y apoyo de ingeniería debía recurrirse al vecino país del norte.

Como la transacción para la construcción del Metro se realizó con Francia y no con Estados Unidos, se dice que uno de los móviles de la maquinación, a través de la CIA, del movimiento estudiantil del 68 fue por esta causa.

 

El maravilloso Metro que tiene la Ciudad de México es mío, me lo regaló mi marido”, afirmaba María Félix.

 

Uno de los factores que hacen ruido en los recientes accidente del Metro de la Ciudad de México es la presencia del líder sindical de los trabajadores, Fernando Espino Arévalo, quien, por su militancia priista, resulta sospechoso de realizar la estrategia del supuesto sabotaje.

 

 

La antigüedad en el poder de ese gremio es de más de 44 años, quien al igual que otros líderes sindicales de ese partido como Víctor Flores Morales, de los trabajadores ferrocarrileros, sin ferrocarriles, y Francisco Hernández Juárez, de Telmex, se mantienen desde hace muchos años al frente de sus sindicatos.

Las actividades del Metro de la Ciudad de México tienen muchas aristas y tantos aliados como enemigos; sin embargo, las investigaciones hasta el momento, no han llevado a la conclusión de que algunos de los accidentes de las últimas semanas sean producidos intencionalmente.

Los tiempos políticos a los que obliga la cercanía de las elecciones en el Estado de México, entidad a la que llega el Metro de la capital, puede ser un factor que pueda mover malas intenciones sin que hasta la fecha se concluyan las investigaciones al respecto.

 

 

OPOSICIÓN Y SUS SUPUESTOS

La oposición atribuye los accidentes a la falta de mantenimiento de la que es responsable el gremio, y a los recortes de presupuesto que no son reales, ya que se incrementó el presupuesto para este transporte. Luz Elena González, secretaria de Administración y Finanzas del gobierno de la Ciudad de México, señaló:

 

El presupuesto del Metro no solo no se ha reducido, sino que se ha aumentado; entre 2022 y 2023, el Sistema de Transporte Colectivo Metro aumenta su presupuesto en 857 millones de pesos, y comparado con 2021, el crecimiento presupuestal es del 25.5 por ciento, pasando de 15,684 millones de pesos a 19,687 millones de pesos, lo cual, representa un incremento de recursos por 4,000 millones de pesos”

 

 

Estos son datos que tanto la oposición como la población puede verificar en la Gaceta Oficial, en el tema de Presupuesto de Egresos del gobierno capitalino.

El Metro mueve a la Ciudad de México todos los días. Es el transporte más importante de la capital; sin embargo, no trabaja las 24 horas como ocurre con el de Nueva York, que es el más grande del mundo.

El Sistema de Transporte Colectivo de la capital del país deja de funcionar poco más de 4 horas diarias, lapso que se aprovecha para dar mantenimiento y detectar posibles fallas.

Donde el Metro de la Ciudad de México está presente, de manera inevitable m es en el ambiente político donde es tema obligado.