Muere el símbolo de la libertad, Kaminsky de falsificador a héroe

CIUDAD DE MÉXICO. Adolfo Kaminsky murió el 9 de enero, con su deceso empieza la leyenda de un personaje que luchó desde muy joven por la libertad. Tenía 97 años cuando, el también conocido como Adolphe Kaminsky, inicia su camino a la inmortalidad.

Cada crisis arroja una cultura que se vuelve señal de la historia y el trabajo de Kaminsky se convirtió en bandera de lucha contra los nazis desde que tenía 17 años. Nació en Buenos Aires, el 1 de octubre de 1925. Fotógrafo porque el destino lo colocó en la historiad para narrar el amor y el terror.

Miembro de la Resistencia Francesa, se especializó en la falsificación de documentos para salvar vidas, principalmente de judíos perseguidos o en peligro de ser asesinados, Trabajó en estas tareas en el Frente de Liberación Nacional argelino y con los insumisos franceses durante la Guerra de Independencia de Argelia.

En 1940, Kaminsky se mudó a la casa del periodista francés Michel Drucker, al año siguiente asesina a su madre. En 1943 envían a su familia al campo de concentración de Drancy, la última parada antes de ser enviada a los campos de exterminio.

 

Kaminsky sostenía: «Manténganse despiertos el mayor tiempo posible. Luchen contra el sueño. Los cálculos son fáciles: en una hora, hago treinta documentos falsos. Si duermo una hora, treinta personas morirán».

 

Fue condecorado con la Médaille de la Résistance y contratado por los servicios secretos de la Armada francesa.

Después de la creación del Estado de Israel, rechazó el «Estado religioso» de ese país y comenzó a trabajar como fotógrafo. Renunció a los servicios militares ante la Guerra de Indochina. Continuó falsificando documentos para varios grupos: estableció un laboratorio clandestino en París y colaboró con el heroico Frente de Liberación Nacional de Argelia.

En la Guerra de Independencia de Argelia colaboró con las redes Jeanson y con Henri Curiel, líder de la izquierda de Egipto. En 1962 produjo un metro cúbico de billetes de cien francos, cien millones de francos, para la lucha argelina desestabilizando la moneda francesa y, por consiguiente, su economía.

 

 

Desde 1963, colaboró con movimientos de izquierda en Latinoamérica: Brasil, Argentina, Venezuela, El Salvador, Nicaragua, Colombia, Perú, Uruguay, Chile, México, Santo Domingo y Haití; en África: Guinea-Bissau, Angola y Sudáfrica; en Portugal, durante la dictadura de António de Oliveira Salazar y en la España gobernada por Francisco Franco.

Entrenó a mucha gente en la falsificación para apoyarlos en su lucha contra las dictaduras. Siempre trabajó gratis, para poder rechazar un trabajo si no estaba de acuerdo con las ideas.

Apoyó a los griegos durante la Dictadura de los Coroneles, e hizo identificaciones falsas para los insumisos estadounidenses durante la Guerra de Vietnam. En 1968, creó documentos falsos para Daniel Cohn Bendit, líder del mayo del 68 en París, conocido por su activismo anarquista.

Su última identificación falsa la realizó en 1971. Vivió durante diez años en Argelia, donde contrajo matrimonio con una mujer tuareg, es una tribu berebere, de origen nómada, con quien tuvo cinco hijos. Su familia se nacionalizó francesa en 1992.

Jacques Falck realizó un documental sobre su vida, Falsificando identidades. El hijo de Kaminsky es cantante de hip-hop en Francia, denominado Rocé. Su hija, Sarah, nacida en 1979, es actriz y escritora y ha escrito la biografía de su padre, Adolfo Kaminsky, une vie de faussaire, (Adolfo Kaminsky, una vida de falsificador). Muere un héroe mundial.

 

 

Recopilación: Cultura La Calle