En la ONU, México revive el uso del veto en caso de atrocidades

 

Nueva York. La facultad de vetar decisiones que tienen los cinco miembros permanentes del Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas es un obstáculo para el objetivo primordial del espacio internacional de debate, que es mantener la paz, acusó el Gobierno de México.

El representante permanente de México ante la Organización de las Naciones Unidas (ONU), Juan Ramón De la Fuente, anunció que de manera coordinada con Francia el país impulsa una iniciativa para que los miembros permanentes se comprometan voluntariamente a abstenerse de recurrir al veto frente a hechos de atrocidades masivas.

 

 

China, Estados Unidos, Francia, Rusia y el Reino Unido son los miembros permanentes del Consejo de Seguridad del organismo multilateral y tiene facultad de ejercer el veto ante resolutivos adoptados por el pleno, conformado este 2022, además, por Albania, México, Brasil, Ghana, Noruega, Emiratos Árabes Unidos, Kenia, Irlanda, India y Gabón.

Esta iniciativa cuenta ya con 105 estados signatarios, la coyuntura global en la queestamos inmersos hace patente su relevancia e invitamos nuevamente a quienes no lo han hecho a alzar la voz y sumarse a esta iniciativa que tiene una única premisa: Jamás será admisible ni justificable la comisión de atrocidades, sin importar por quién sean cometidas, contra quién sean cometidas ni el objetivo que persigan”, declaró el diplomático.

 

«De nosotros depende que las violaciones a la ley no queden impunes; dicho de otra manera, de nosotros depende la realización del proyecto del paz en el que nos embarcamos hace 76 años y por el que todos los días trabajamos”, dijo en referencia a la fundación de la ONU, tras el fin de la Segunda Guerra Mundial.

 

 

 

Además, el representante ante la ONU del Gobierno de Andrés Manuel López Obrador aseveró que el organismo internacional, y principalmente su Consejo de Seguridad, debe tener como principal objetivo el respeto a los criterios legales consagrados por la Corte Internacional de Justicia para evitar violaciones a la ley y la vulneración del sistema mundial.

Esto significa que las decisiones del Consejo, todas, estén fundadas en el derecho internacional, pues de ello depende su legitimidad”, apuntó.

Lamentablemente, son muchas y muy frecuentes las violaciones graves al derecho internacional. Es también innegable que debemos robustecer los mecanismos tanto nacionales como regionales e internacionales de rendición de cuentas”, agregó y llamó a respetar la Carta de las Naciones.