Violencia terrorista del PAN

Por José García Sánchez

Para quienes ya están bajo los gobiernos panistas padecen su decisión electoral y en estados como Querétaro o Chihuahua son víctimas de una ola de privatización salvaje, sin importar las consecuencias.

Para quienes podrían ser gobernados por ese partido las trampas para ganar son tan variadas como ilegales, pero sobre todo inhumanas. Porque no les basta estar fuera de la ley sino que agreden y violentan los derechos más elementales de los contrincantes a quienes consideran enemigos a muerte ante la desesperación de perder sus bastiones que en realidad son fuente de ingresos.

En Chihuahua, donde gobierna la panista Maru Campos, la gobernadora solicitó al Congreso local, con mayoría del PAN y como segunda fuerza el PRI condonar 134 millones de pesos a la empresa Parques American Industries por la adquisición de un predio de 16 hectáreas que era propiedad de la paraestatal Promotora para el Desarrollo Económico, para “promover la inversión extranjera y fomentar la industria maquiladora en la entidad”.

Los diputados de Morena denunciaron corrupción y pago de favores al empresario panista Luis Lara Armendáriz, propietario de American Industries, pues el valor real del predio, calculado en 137 millones de pesos, representa una tercera parte de los recursos que se destinaron a la Secretaría de Desarrollo Humano estatal para este año.

Por si fuera poco, en esa zona se ubican los asentamientos rarámuris Carlos Arroyo, Pájaro Azul, Carlos Díaz Infante, Sierra Azul y Ladrilleros, “donde viven más de mil familias indígenas, que tienen años en juicios, trámites y gestiones para que el gobierno del estado les dote de un pequeño terreno, y a ellos no se les dona ni un metro cuadrado. A quienes están en pobreza en el mismo sector los condenan a seguir viviendo en las peores condiciones”.

Ese es el PAN en el gobierno, pero si a esto sumamos la privatización del agua en Querétaro, elemento que es un derecho humano, en cuya concesión piensan enriquecerse amigos y familiares del gobernador Mauricio Kuri y los panistas de la entidad, ahora vemos que podrán tener muchos defectos otros partidos, pero no tantos como el PAN. A pesar de las protestas por dicha aprobación, actuaron de acuerdo con sus intereses. Con esta acción el gobernador pierde la posibilidad de convertirse en candidato del PAN a la Presidencia, porque tiene también el antecedente del zafarrancho en el estadio Corregidora, que nunca acaró satisfactoriamente.

En Aguascalientes, la madrugada del 24 de mayo un grupo de personas armadas irrumpió en la casa de campaña de la candidata de Morena, Nora Ruvalcaba, golpeando a los jóvenes ahí presentes, robándoles los celulares, dándoles 24 horas para abandonar el estado y llevándose chalecos.

Pero esta sólo fue la primera parte de la estrategia terrorista de los panistas, porque posteriormente esos chalecos robados se los puso un grupo de panistas, quienes reunidos en el Comité Estatal del PAN, y fingieron que se “afiliaban” a ese partido, porque se dijeron cansados de Morena. Es decir, robaron chalecos los jóvenes panistas para simular que renunciaban a Morena y se unían a la “mujer de los grandes proyectos”, o sea a la candidata corrupta del PAN:

Posteriormente los jóvenes que supuestamente habían renunciado a Morena, tiraron los chalecos a la basura frente a los medios. Fin del montaje, principio del fraude.

La desesperación de perder su bastión que consideraban impenetrable y eterno los mueve incluso a realizar actos más violentos que esto. Su caja chica, su escondite, su guarida, su lugar de negociaciones con el narco, su lugar de esparcimiento, su centro de diversiones, su casino, todo esto es para el PAN el estado de Aguascalientes y no lo va a dejar escapar tan fácilmente. Son capaces de todo.

 

Twitter: @Josangasa3