COLUMNISTAS

La oposición derrotada

 

Por José García Sánchez

La oposición se prepara para perder. Sólo escoge, entre sus filas, a quién sacrificar y la manera en que deberá recibir la derrota. Fueron cinco años de inactividad política que quiere retomar inflando candidatos huecos que nunca dieron el peso suficiente para convertirse en líderes ni siquiera ene le interior de sus partidos.

Los medios convencionales, las grandes corporaciones televisivas y algunas redes sociales están con los conservadores porque pertenecen a la misma rama de intereses que se desprenden del camino de reversa. El frente opositor es una amalgama de errores que sólo busca presencia en los medios y convertir sus errores del pasado en simples anécdotas sin relevancia. Es decir, los medios electrónicos como herramientas para borrar la memoria de los mexicanos.

El PRI es el propietario del Frente porque así lo decidió la debilidad del PAN y del PRD. El primero tiene muy pocos militantes; el segundo, tienen más militantes que el PAN, pero carece de registro en más de la mitad del territorio.

El remedo de partido de MC, ahora dividido tendrá pronto que aliarse con alguna fuerza para preservar su registro y todo se encamina a que dividirá el voto de la derecha haciéndole el juego a Morena. Todos sus candidatos son débiles y no le apostará a ganar sino a conservar el registro, por lo menos en Jalisco.

 

UN FRENTE DÉBIL

El Frente queda reducido al mandato de Alito y al financiamiento de Claudio X., una oposición con más puntos negros no hay en la historia de México. Así, Xóchitl tendrá que luchar contra su progresivo desprestigio y una demanda del dueño de la Casa Gris, —casa que rentaba el hijo del Presidente acusándolo de haberla comprado—, el ejecutivo de Baker and Hughes, la demanda es por falsear ante la pérdida de ventas y deterioro a la imagen de esa empresa estadounidense, lo cual puede costarle su carrera política.

En la comparecencia del jueves, disfrazado de debate, Xóchitl Gálvez anunció que de llegar en su fantasía a la Presidencia de la República replantearía el tratado energético con Estados Unidos para mejorar las relaciones con Estados Unidos, lo cual implica vender el petróleo y hasta Pemex. La oposición habla de tumbar lo que se hace en este sexenio, de destruir obras y proyectos, como si el dinero que está en juego fuera de ellos. Siempre la derecha ha creído que el dinero que debe administrar le pertenece.

En estos últimos cinco años la oposición ha resquebrajado la poca credibilidad que los medios de información convencionales tenían en México. Desde las protestas del Movimiento estudiantil del 68, la consigna de “Prensa Vendida”, se escuchaba en las calles de las principales ciudades del país. Ahora no es necesario gritarlo, todos lo saben.

La oposición, desde su lugar de disidencia ha hecho mucho daño, creó una política carroñera en la pandemia, donde aseguraban que las cifras de muertos se alteraban, que la estrategia de salud, reconocida en el mundo entero, era errónea, que los encargados de combatir la pandemia deberían renunciar.

Atentan contra factores viales, ahora van contra la educación. Señalan que la actual secretaria de Educación hace mucho tiempo que no pisa un aula, cuando se indignaron porque Aurelio Nuño nunca había sido profesor ni pasado por un aula. O el asno de Reyes Tamez que haya sabido lo que significa la palabra pedagogía. Callaron los medios y los que ahora están en la oposición en el doble discurso que les caracteriza como parte de la guerra contra la memoria, que es al mejor antídoto para el veneno de las disposiciones de los conservadores.

Desde su trinchera de oposición, ese grupo de legisladores y legisladoras que hacían del grito su voz y del insulto su consigna política dañaron al país, incluso a sus propios compañeros de intereses, como sucedió con los medios convencionales.

Cuando una oposición hace calor al país, desde su posición  de disidente, poco puede esperarse de ella si llegara algún día a recuperar el poder. La suma de membretes significa también el cúmulo de atentados contra el pueblo, las leyes, la democracia que han llevado cabo durante más de cinco años, donde no han trabajado, sólo han cuestionado lo que se hace, pero no hacen nada, sólo critican.


 

Twitter: @Josangasa3