Renuncia Secretario de Salud de Veracruz, lo releva Gerardo Díaz

Xalapa.  En medio de señalamientos por el almacenamiento de medicamentos oncológicos, mientras madres de niños con cáncer se quejan de la escasez en hospitales, renunció el secretario de Salud de Veracruz, Roberto Ramos Alor.

A través de sus redes sociales, el gobernador Cuitláhuac García Jiménez confirmó que este día recibió la carta de renuncia de Ramos Alor. Y omitiendo los detalles sobre los motivos de la renunció, dijo que la aceptó, y nombró a Gerardo Díaz Morales, como su relevo en el cargo.

“He decidido aceptar la renuncia de nuestro querido amigo y correlegionario Roberto Ramos Alor, a quien agradezco haberse entregado a los grandes principios humanistas del galeno, atender la salud y la vida de los demás, incluso a costa de la propia”, escribió el mandatario.

El relevo en Salud es el sexto movimiento entre los integrantes del gabinete de Cuitláhuac García, en lo que va de la mitad de su gobierno. Antes, Xóchitl Arbesú Lago renunció a Turismo; María del Rocío Pérez Pérez se fue de Medio Ambiente; Diana Aróstegui fue removida de la secretaria de Trabajo; Eduardo Cadena Cerón renunció a la Secretaría de Desarrollo Agropecuario; Rebeca Quintanar Barceló dejó antes que él la titular del DIF; y Leslie Garibo Puga se fue de la Contralora General.

 

¿QUIÉN ES GERARDO DÍAZ MORALES?

Gerardo Díaz Morales es un médico cirujano titulado por la Universidad Veracruzana (UV), graduado en 1982, según su registro de cédula profesional.

El encargado de la Secretaría de Salud fue asesor del mandatario en su Oficina e incluso ha fungido como su representante en distintos eventos públicos. 

Esta mayo de 2022 acudió a un evento en la Clínica del ISSSTE de Xalapa, en donde se entregaron 18 mil piezas de ropa hospitalaria.

Así como en 2020 en Orizaba, despidió a un equipo multidisciplinario de 22 trabajadores del IMSS que se dirigió a la Ciudad de México para integrarse a la Operación Chapultepec, una medida para la atención a pacientes con Covid 19.

 

Información: La Jornada