Tras pandemia, Argentina invertirá en la salud mental

Buenos Aires. El gobierno argentino anunció la duplicación del presupuesto para el programa de salud mental que incluye incrementar la capacitación de profesionales e impulsar la externación y la inserción laboral de los pacientes, en línea con la ley vigente.

Durante la pandemia se generó estrés, ansiedades, miedo y mucho sufrimiento. (…) Cada persona tiene que saber que no está sola y no podemos hacer más oídos sordos a ese problema», dijo el presidente Alberto Fernández al anunciar las medidas en un acto en un hospital estatal en Buenos Aires.

La Estrategia Nacional de Salud Mental buscará «garantizar el cuidado y la atención de la salud mental en todas las etapas de la vida» para lo cual el presupuesto actual pasará de 31 millones de dólares a 64.7 millones de dólares, gracias a un fondo extraordinario de 4,000 millones de pesos, informó el gobierno.

La iniciativa tiene «como prioridad articular políticas en el sistema sanitario nacional, con base en una perspectiva de derechos, comunitaria y libre de violencias, y desde el respeto a las diversidades», explicó el ministerio de Salud.

Se busca el fomento de actividades de prevención, la promoción de tratamientos específicos de calidad y el acceso a la atención primaria en todas las provincias.

La ley de Salud Mental, sancionada en 2010, puso énfasis en limitar la internación en manicomios, prohibiendo la creación de nuevos hospitales psiquiátricos, con la idea de transformarlos en hospitales polivalentes.

Por el plan de salud mental se crearán dispositivos para urgencias y guardias interdisciplinarias en todo el país y se pondrá en marcha en los hospitales nacionales la especialización en salud mental y consumos problemáticos.

Se promueve además la salud mental comunitaria a través del programa «Entre varios en barrios» y se prevé la construcción de 2,000 casas para ser usadas para externados y se impulsa un programa de emprendimientos laborales para personas en proceso de externación, entre otros puntos.