Migrantes ¿a quien le estamos haciendo el juego sucio?

 Por Antonio Luna Campos

La migración existe en todo el mundo y ello desde el inicio de la humanidad, las tribus migraban de tierras que no les eran favorables para vivir porque desde luego al no descubrir el fuego, el cultivo de la tierra y al carecer de armas para enfrentar a la raza animal primero para preservar la vida y luego para saciar su apetito, eran tribus nómadas.

Ello cambió cuando contaban ya con conocimientos del cultivo, contaban con el fuego y tallaban piedras para convertirlas en lanzas, machetes y luego flechas y arcos y se asentaron a orillas de lagos y ríos para proveerse del vital líquido.

Y surgió el sedentarismo, mismo que de una forma inexplicable se dio en todas las zonas en donde había humanos y si bien es cierto la religión y la ciencia entran en contradicción de cómo se fue poblando el mundo, la realidad es que en éste por concluir año 2021 hemos visto amenazada a la raza humana con una pandemia que se ha logrado contener, pero no deja de avanzar enlutando a millones de hogares en todo el mundo y mostrando la desigualdad existente en todas partes, en unas más y en otras menos.

Y es precisamente ante las desigualdades económicas que existen en una gran cantidad de países, que sus connacionales en busca de una mejor vida emigran a otro, en dónde consideran que pueden mejorar su situación y pasan las de Caín por buscar en otra Nación una mejor vida para ellos y sus familias.

México se encuentra situado en un continente marcado por la gran desigualdad, iniciando por el nuestro y en muchos de los casos la desventaja es mayor en los países de Centroamérica y del Caribe, nuestra privilegiada ubicación geográfica que nuestros gobernantes no han sabido aprovechar a lo largo de toda la historia ahí está y en los últimos años gracias a miles y miles de mexicanos que, a riesgo de perder la vida, han logrado abrirse paso allende las fronteras. tanto en los Estados Unidos y en menor grado en Canadá, destinos por demás favoritos de quienes como ya escribimos buscan oportunidades que nuestro país no les ha dado y sí, en cambio envían cada año miles de millones de dólares que ayudan a sostener y mantener relativamente en calma por esa parte a millones de mexicanos.

Triste panorama desde donde se les vea porque para ello en las más de las veces las familias se separan y jamás logran reintegrarse.

Pero esas naciones ricas que se encuentran como nuestra fuente de empleo muy importante, también la buscan inmigrantes que utilizan el nuestro como paso para llegar, y, para ello, tanto nacionales como extranjeros recurren a la contratación de coyotes que generalmente están integradas en bandas bien estructuradas y que por un pago que varía, desde luego en dólares, los cruzan ilegalmente, se habla que los precios por ese servicio varía de 7 mil a los 15 mil dólares por cada uno, por lo que el negocio se antoja multimillonario y muchos quieren un pedazo de ese gran y apetitoso pastel.

En el pasado los interesados lo hacían en la clandestinidad y arriesgando la vida a pesar de haber realizado el pago, lo que no les garantiza la llegada a su destino, decenas mueren en el intento, miles de ellos son detenidos y regresados a sus países de origen y otros tantos son secuestrados en nuestro territorio y las familias deben pagar rescates para volverlos a ver con vida.

Decenas de casos o cientos hablan de las desgracias, violaciones, ataques, robos y accidentes de quienes literalmente trepados en un ferrocarril al que se le conoce como la Bestia, que forma parte de una red de transporte de carga que transporta combustible, materiales y mercancía varias desde Arriaga, Chiapas, hasta la zona fronteriza de Estados Unidos, es el tren más largo del mundo 375 vagones y cuatro kilómetros de largo.

Y ello ocurre todos los años, con lo que demostramos que como país la frontera sur no existe es zona libre ya que entra quien quiera hacerlo y ello ocurre todos los días, violentando la soberanía del nuestro, pero en los últimos tiempos en caravanas organizadas miles de migrantes de diversos países se han internado a la fuerza con un canto hipotético de voy derecho no me quito si me pegan me desquito.

Ello nos demuestra porque no debe de dejarnos asombrados que circulen con toda libertad e impunidad en nuestros país miles de armas que entran de contrabando y que son utilizadas contra nuestras frenadas fuerzas de seguridad e incluso el ejército a quienes han demostrado en varios enfrentamientos que cuentan con poderoso o mejor armamento que ellos, con lo que dejan a la población desamparada sin que puedan defenderla.

La migración debe detenerse por el bien de nuestro país, si no podemos resolver los graves problemas que vivimos de nosotros, el mantener abiertas las puertas a miles de migrantes que finalmente se van a quedar aquí y a quienes hay que darles empleo para empezar y todo lo necesario para vivir ello resulta imposible de acuerdo a nuestra actual realidad y en las regiones dónde se asientan los problemas se convertirán en grandes conflictos sociales difíciles de resolver ¿lo dudamos? Al tiempo.